Aparecieron pintadas en Gimnasia y Tiro

por Realidad Deportiva 331 vistas Actualidad

Es conocido la frase “Las paredes hablan, lo que la gente calla”, pero ésto volcado al fútbol, ¿es así? Es sabido que el fútbol local se encuentra con respirador automático en sala de terapia intensiva. Las malas campañas son un hecho de cada fin de semana, la ilusión por algún ascenso y poder escapar de categorías como el Federal B o Federal A actualmente cotiza en baja.

¿El grafiti lo dice todo?

La gente no acompaña aunque hayan abierto la posibilidad de llevar bombos, platillos y papelitos. Pero nadie se avivó que sólo se está disputando el último suspiro del Federal C (en donde San Antonio tiene la chance de subir a otra categoría y darle un mimo al fútbol local con un ascenso) y para tirar papelitos en otras categorías, habrá que aguardar con la paciencia de un economísta el 2019. Lo bueno de todo esto es que los papelitos no tienen fecha de caducidad.

De todos modos, el odio actualmente se manifiesta con pintadas. Con apreciaciones variadas y con opiniones desvariadas, algunos dirán que es arruinar el patrimonio del club y otros obstusos estarán de acuerdo en que es la mejor forma de escarmentar a los jugadores para que en la próxima “pongan lo que deben poner”. De igual manera, escribir en las paredes de un club no ayuda en lo más mínimo ó ¿llega a cumplir su fin per sé?

Psicológicamente, el ser busca comunicarse de cualquier forma, por tratarse de un ser gregario. Pero, grafitear una pared apuntando a un jugador o a un plantel que no logró uno de los objetivos, carece de sentido. En el basquet no lo vemos, ya que siguiendo la lógica del grafiti, por Salta básquet deberíamos hacer un mural similar al de la capilla sixtina. Pero, el hecho en cuestión, lo que moviliza al hincha a grabar en la pared un malestar con tal o cual jugador sigue teniendo poco sentido.

Quizás sea hora de que el hincha en serio, ese que dice amar al club, a sus colores y a la camiseta, deje de lado esa profesión de barra brava, se arme de valor y de ganas y empiece a sumar para el club. La manera más simple y sencilla es siendo socio. Espacio desde donde podrá aportar un granito de arena, inclusive con su aporte podría generar nuevos ingresos al club y de esta forma podría mejorar un plantel (lógica futbolera). A fin de cuentas, las paredes de cualquier club podrán ser escritas, lo cierto es que la pelota no se mancha.

Comentarios