De impartir justicia ni hablar

por Realidad Deportiva 628 vistas Opinión

Los arbitrajes del fútbol salteño están dando mucho que hablar en estos últimos partidos, tanto en el torneo anual como en las inferiores, y empiezan a catalogarse como desastrosos, por la prepotencia, la falta de respeto, hace pensar que pasan a ser un barra brava más que impartir justicia en un partido.

Arbitrajes y policía, no hacen una buena seguridad.

Deberíamos pensar que si queremos un fútbol sano, se debe comenzar por el respeto. Hoy ocurrió una cosa insólita en el partido entre San Martín y El Fortín,  la terna arbitral prepoteó a los jugadores tras cada jugada que cobraba tanto para uno u otro equipo, para colmo de males, debió haberse suspendido el encuentro porque la hinchada de San Martín arrojó proyectiles al campo de juego. El juez dejó que pase dos veces el mismo incidente y no dio indicios de suspensión. Otros arbitrajes que se llevan una tarde negra son los partidos de Sanidad vs San Antonio; Peñarol- Atlas; Pellegrini- Central Norte, estos encuentros dejaron muchas cosas para corregir. 

Se puede pensar que el árbitro está para impartir justicia, sin embargo, lejos de esto, algunos lo hacen y otros parecen haberse olvidado el reglamento en el uniforme anterior. Si apelamos a las inferiores, algunos sí están a la órden del día, y aunque en pocas ocasiones se rescata la buena actitud para con algún infante de cada división de inferiores, un caso que se suscitó la semana anterior en cancha de Primavera y que vale la pena rescatar, fue el de un juez que atendió a un jugador de octava de san Antonio tras haber sido goleado en la boca del estomago por un fuerte pelotazo, si no hubiese sido por la rápida intervención del árbitro, hoy estaríamos lamentando una tragedia, pero el punto es que el juez en las divisiones menores está para formar, debe estar abocado a enseñar, una y otra vez, en reiteradas situaciones, debe acompañar estas acciones con la idea de corregir lo que los infantes hacen mal y no castigar por su propia acción de error, no obstante, algunos lo hacen bien, otros mejor ni hablar. Claro, es un caso aislado podrán decir, pero bien por este señor que salvó al pequeño de ahogarse con su propio vómito.

Después están los árbitros de la vieja escuela y aquí entran todos aquellos que ya estaán grandecitos, o mayorcitos, quizás la edad no marque la situación, que a mayor edad, mas experiencia, no todos los casos cumplen la regla, es claro que a veces los señores que en vez de impartir justicia, se olvidan del reglamento, no lamentemos el mal accionar que puede estar acompañado de una mal día, señores árbitros de ustedes depende hacer un buen juego para que el fair play sea el que gane y no una mala jornada que le puede tocar a cualquiera.  

Esperemos que las correcciones lleguen desde las autoridades, porque si no, algún día va haber problemas y no va terminar en buenos términos.

Otro punto flojo de la tarde es la Policía de la Provincia, porque la falta de ingenio para armar un operativo de seguridad en eventos deportivos son lamentables. Hoy, y para marcar el choque entre San Martín y El Fortín, hinchas ingresaron con bombas de estruendos a la tribuna y los efectivos solo atinaron a mirar y no actuar como se debe en este tipo de cuestiones. Solo esperemos que este maldito fútbol de violentos se pueda modificar, por lo menos en Salta, con gente que se quiere llevar las cosas por delante.


Foto: Internet



Comentarios