La emocionante noche de Thiago Genovese

por Realidad Deportiva 122 vistas Actualidad

Pese al final con derrota en una espléndida noche con lo mejor del básquet argentino en Salta, el pequeño Thiago Genovese Reinhardt, un verdadero fanático del deporte salteño, disfrutó a pleno junto a Los Infernales con San Martín de Corrientes (71-65) en el marco del primer partido de 4tos de Final del Súper 20. Tras el encuentro, los jugadores se juntaron en el centro de la cancha para compartir una foto con Thiago.

A través del periodista Sebastián Domínguez, quien invitó al niño a presenciar un partido de Los Infernales, Thiago se acercó al Delmi junto a su madre. A pesar de su parálisis cerebral, el niño cuenta con una vitalidad y ganas de disfrutar de la vida que es admirable. Gran seguidor del deporte local, es uno de los fanáticos más reconocidos en el Club Universitario Rugby. Su pasión por el deporte lo lleva a practicar bochas para chicos, actividad que actualmente desarrolla con entusiasmo y mucho éxito.
 
Desde que llegó hasta que abandonó las instalaciones del polideportivo Ciudad de Salta, Thiago no paró de saludar a jugadores, al entrenador Ricardo De Cecco, también estuvo con el alero y jugador de la Selección nacional, Leonardo Mainoldi, una de las figuras de San Martín, y la gente en general hicieron que el pequeño se sintiera como en casa. Si bien el rugby es su pasión, estamos en condiciones de afirmar que el básquet y más precisamente Los Infernales tienen un nuevo fana y seguidor: Thiago, quien el próximo 24 del corriente mes cumplirá 11 años.
 
“Estaba feliz, su abuelo fue jugador de la selección salteña de básquet y tenía esa cuenta pendiente de ir a ver un partido y quedó fascinado. Le gustan todos los deportes y sueña con ser periodista deportivo, es fanático del fútbol –de River y el Barcelona- y también del rugby donde tiene a sus hermanos jugando en la ´U”, contó Belén, mamá de Thiago.
 
Tras la derrota del local, en el primer choque de 4tos de Final en instancias de playoffs, el pequeño saludó y se sacó fotos con todo el plantel, luego siguió interactuando con los jugadores de ambos equipos hasta que Diego Gerbaudo, uno de los emblemáticos representantes del conjunto salteño en la máxima división del básquet nacional, se acercó antes de meterse al vestuario para intercambiar algunas palabras con el nuevo fanático infernal quien se sorprendió cuando el base cordobés se sacó la camiseta número 1 para regalársela. Con la sonrisa pintada en su tierna carita, Thiago se fue con la casaca N° 1 de Salta Basket dispuesto a regresar y seguir alentando al representante salteño.

Comentarios